sábado, 12 de enero de 2019

Sábado 12 de enero

12 de enero

1. Abro el corazón a Dios.
Puede servir la repetición de alguna oración breve:
     "Gracias Señor porque estás siempre a mi lado",
     "Ayúdame a sentir tu cercanía",
     "Quiero estar contigo, Jesús".

2. Lectura del Evangelio. Escucho.
San Juan 3, 22‑30

En aquel tiempo, fue Jesús con sus discípulos a Judea, se quedó allí con ellos y bautizaba. También Juan estaba bautizando en Enón, cerca de Salín, porque había allí agua abundante; la gente acudía y se bautizaba. A Juan todavía no le habían metido en la cárcel.

Se originó entonces una discusión entre un judío y los discípulos de Juan acerca de la purificación; ellos fueron a Juan y le dijeron: —«Oye, rabí, el que estaba contigo en la otra orilla del Jordán, de quien tú has dado testimonio, ése está bautizando, y todo el mundo acude a él.»

Contestó Juan: —«Nadie puede tomarse algo para sí, si no se lo dan desde el cielo. Vosotros mismos sois testigos de que yo dije: "Yo no soy el Mesías, sino que me han enviado delante de él." El que lleva a la esposa es el esposo; en cambio, el amigo del esposo, que asiste y lo oye, se alegra con la voz del esposo; pues esta alegría mía está colmada. Él tiene que crecer, y yo tengo que menguar.»

3. Reflexiono y rezo. Respondo. 
¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

A. Juan conoce, ama y cumple su vocación: el es el amigo del esposo, el profeta que prepara el camino del Salvador. Sólo eso y nada más que eso. No quiere ser el esposo, no quiere ser el Salvador. Conoce, ama y cumple su vocación. Por eso su alegría está colmada. La tristeza viene cuando no sabemos cuál es nuestra vocación, cuando la conocemos y anhelamos continuamente ser como otro, cuando no cumplimos nuestra misión en la medida de nuestras fuerzas.
           ¿Qué te dice Dios? ¿Qué le dices?
B. Él tiene que crecer y yo tengo que menguar. El sacerdote debe menguar para que las comunidades puedan crecer. Los padres tienen que menguar para que sus hijos puedan crecer. Los catequistas, los educadores tienen que menguar para que los discípulos puedan crecer. Tenemos que menguar. No podemos acaparar todo el protagonismo, todas las iniciativas. No podemos llevar adelante nuestros proyectos de tal modo que resultemos imprescindibles. Tenemos que ayudar a crecer, con discreción, sin que se vea. Cuando menguamos así, además de ayudar a los demás, también nosotros crecemos. Dios nunca nos empobrece, siempre potencia todos nuestros talentos. Crecemos en humanidad, en profundidad, en gratuidad, en amor. Y por lo tanto, en alegría.
           ¿Qué te dice Dios? ¿Qué le dices?
 

Te damos gracias, Padre, por Jesucristo, tu Hijo.
Te damos gracias, Padre, por Juan Bautista.
Te damos gracias, Padre, porque cuentas con nosotros,
para continuar la misión de Juan Bautista.

Que nuestra vida y nuestra voz griten que Tú estás cerca,
en el desierto de aldeas, pueblos y ciudades,
en el desierto del vacío interior de muchas personas.
Que con nuestro compromiso, Señor, Tú allanes los senderos,
eleves los valles de depresión, la desilusión y la desconfianza,
rebajes montes de orgullo y colinas de injusticia,
y endereces deseos y sentimientos torcidos.

Padre nuestro, danos la fuerza de tu Espíritu,
para seguir el estilo de vida de Juan Bautista,
para abrazar su pobreza y su austeridad,
para defender la verdad con palabras directas y certeras,
para ser humildes y no pretendamos grandezas humanas,
para que nunca queramos ser salvadores de nada y de nadie,
para que en nuestro corazón el pecado mengüe y Cristo crezca.

 
4. Termino la oración   
Doy gracias a Dios por su compañía, por sus enseñanzas, por su fuerza...
     Le pido que me ayude a vivir de acuerdo con el Evangelio
     Me despido rezando el Padre Nuestro u otra oración espontánea o ya hecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario