miércoles, 2 de enero de 2019

Miércoles 2 de enero

2 de enero

1. Abro el corazón a Dios.
Puede servir la repetición de alguna oración breve:
     "Gracias Señor porque estás siempre a mi lado",
     "Ayúdame a sentir tu cercanía",
     "Quiero estar contigo, Jesús".

2. Lectura del Evangelio. Escucho.
San Juan 1, 19‑28

Éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron
desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan a que le preguntaran: —«¿Tú quién eres?»
El confesó sin reservas: —«Yo no soy el Mesías.»
Le preguntaron: —«¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?»
Él dijo: —«No lo soy.»
—«¿Eres tú el Profeta??»
Respondió: —«No.»
Y le dijeron: —«¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?»
El contestó: —«Yo soy la voz que grita en el desierto: "Allanad el camino del Señor", como dijo el profeta  Isaías.»
Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: —«Entonces, ¿por qué bautizas si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?»
Juan les respondió: —«Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de  mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.»
Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

3. Reflexiono y rezo. Respondo. 
¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

A. En medio de vosotros hay uno que no conocéis. El Hijo de Dios ha plantado su tienda entre nosotros y no acabamos de darnos cuenta. Hay que abrir los ojos del corazón para descubrirle en nosotros mismos, en las personas que viven a nuestro alrededor, en cada acontecimiento de la vida, más o menos importantes.

Señor, Tú eres Enmanuel, Dios-con-nosotros,
Plantaste tu tienda en esta tierra hace 2000 años
y no la has levantado ni la levantarás jamás.
Vives en nuestras casas, calles y veredas.
Eres el Dios humano, cercano, solidario, íntimo,
que haces posible lo imposible con la fuerza de tu amor.

Señor, danos la mirada de fe de Juan Bautista,
para descubrirte y reconocerte en la vida,
en mis gozos y esperanzas, en mis tristezas y angustias,
en los gozos y esperanzas, las tristezas y angustias
de los que sufren y de todas las personas.
Qué sepamos verte y oírte, sentirte y tocarte.

Señor, danos la valentía de Juan Bautista,
para gritar con palabras y obras de amor:
“en medio de vosotros hay uno que no conocéis”;
para que sepamos mostrar tu presencia,
a quienes te buscan a ciegas y no te encuentran,
a los que te necesitan, aunque no lo reconozcan.

Señor, gracias por compartir nuestra vida,
gracias porque quieres encontrarte con nosotros,
gracias por la alegría de anunciar a otros tu presencia.

-----------------------

Cuando menos lo esperas
Dios toma la iniciativa
y, estemos preparados o no,
se cuela en nuestra vida
por la puerta delantera o la trasera.

Cuando menos lo esperas
alguien te mira y saluda,
y te entrega tanta vida y vida
que te embarazas, sin que te fuerce,
y cambia tu suerte para siempre.

Cuando menos lo esperas
encuentras la ternura y las caricias
que sueñas y demandas día a día;
y, muchas veces, quien te las regala
sufre, llora y camina con heridas.

Cuando menos lo esperas
descubres niños sin horizonte,
emigrantes en paro y sin papeles,
pateras que surcan los mares,
y un mundo de pobres, casi ausentes.

Cuando menos lo esperas
Dios entra en nuestra historia
por los reversos y las fronteras,
toma el nombre de Emanuel
y anhela nuestra presencia.

Y cuando lo esperas con ansia
y ternura, como estos días,
también Dios busca tu compañía
como buscó a José y María,
y gozas embarazos y partos de vida.

Florentino Ulibarri


B. Como el Bautista estamos llamados a anunciar la presencia de Dios en el mundo. Dios está, está siempre, hasta en las circunstancias más adversas, más difíciles, aunque nos cueste encontrarlo. Sólo cuando nosotros lo descubramos, lo podremos anunciar a otros.
     "Dame Señor una mirada atenta y profunda"
     "Dame sabiduría para anunciarte"

C. Para anunciar la presencia de Dios en el mundo, tenemos que actuar y hablar como lo hace Dios desde Belén: desde la pobreza, la humildad, la ternura, la sencillez, el amor... ¿que le dices a Dios?

4. Termino la oración   
Doy gracias a Dios por su compañía, por sus enseñanzas, por su fuerza...
     Le pido que me ayude a vivir de acuerdo con el Evangelio
     Me despido rezando el Padre Nuestro u otra oración espontánea o ya hecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario