jueves, 10 de enero de 2019

Jueves 10 de enero

10 de enero

1. Abro el corazón a Dios.
Puede servir la repetición de alguna oración breve:
     "Gracias Señor porque estás siempre a mi lado",
     "Ayúdame a sentir tu cercanía",
     "Quiero estar contigo, Jesús".

2. Lectura del Evangelio. Escucho.
San Lucas 4, 14‑22a

En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:
«El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido.
Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista.
Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor.»

Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles: —«Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.»

Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios.

3. Reflexiono y rezo. Respondo. 
¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

A. Jesús se presenta en la sinagoga de su pueblo. Y allí anuncia con claridad cuál es su misión. Indirectamente nos está diciendo quién es: el Mesías que anunciaron Isaías y todos los profetas. ¿Cuál es realmente tu misión en la vida? ¿a qué te llama Dios?

B. En la misión de Jesús ocupan un lugar preferente los pobres, los cautivos, los ciegos, los oprimidos, los ciegos... ¿y en tu misión, en tu vida de cada día ¿qué lugar ocupan? ¿qué te dice Dios? ¿qué le dices?

Me alegro
por quien sale del lodo
y recobra la esperanza.

Por el hombre
que aprende a amar,
escribiendo una historia
llena de cotidianeidad
y algún que otro instante mágico.

Por ti,
que das a Dios
una oportunidad.

Y por ella,
que no se deja vencer
ante lo injusto.

Me alegro por aquel
que planta cara al miedo;
por ese otro,
que perdona
y sigue adelante.

Por mí,
porque amo, y río, y lloro,
y creo, y dudo,
y estoy vivo.

Y porque nunca estamos solos,
me alegro contigo,
Dios-con-nosotros.
 
C. Hoy también se cumple esta Palabra. El Espíritu de Dios está sobre ti y sobre cada persona. Y nos da fuerza para desarrollar nuestra misión.
     "Gracias Señor por tu Espíritu"
     "Espíritu Santo, condúcenos, fortalécenos"

Habla el espíritu, y dice: ‘ahora’.
Señala a Dios
encarnado en caminante
de pasos incansables,
ávido de vida, de paz y de justicia.

Habla el espíritu y acalla el ruido.
Apunta al ciego y susurra: ‘un día verás’.
Señala al preso y promete: ‘serás libre’.
Acuna al herido y calma su dolor.

Habla el espíritu, con estruendo o bajito,
en palabras y gestos, en destellos divinos
y el que lo escucha se sabe enviado;
se siente elegido, se comprende hijo.
Habla el espíritu, y nos dice: ‘ahora’.

José Mª Rodríguez Olaizola, sj


4. Termino la oración   
Doy gracias a Dios por su compañía, por sus enseñanzas, por su fuerza...
     Le pido que me ayude a vivir de acuerdo con el Evangelio
     Me despido rezando el Padre Nuestro u otra oración espontánea o ya hecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario